29/4/10

Agua de colonia 4711- Historia de su creación

A finales del siglo XVIII un monje cartujo obsequió al joven comerciante Wilhelm Mülhens con un singular regalo para el día de su boda: la fórmula secreta de “un agua milagrosa”, creada en sus orígenes tanto para uso externo como interno. En ese momento fue una fragancia muy innovadora, sobre todo si tenemos en cuenta que la moda del momento eran los intensos perfumes franceses.

Un par de años más tarde y mientras los franceses ocupaban Alemania, el comandante general Daurier ordenó que todas las puertas de calle fuesen numeradas correlativamente, para terminar con el caos de numeración existente y facilitar el acantonamiento de sus ejércitos. Entonces la casa de Wilhelm Mülhens tuvo el número 4711, que posteriormente daría el nombre al agua de colonia.

En 1810 Napoleón expidió un decreto por el cual se obligaba a revelar todas las fórmulas secretas de uso interno. Para eludir la publicación de la fórmula secreta, Wilhelm Mülhens posicionó su agua de colonia como un producto de uso unicamente externo. Desde entonces la 4711 agua de colonia original ya no se promueve como curativo, sino como una exitosa fragancia.

La fórmula de esta refrescante agua de colonia se mantiene en el más estricto secreto, aunque sabemos que contiene bergamota, naranja y limón que le confieren un efecto fresco y revitalizante; espliego y romero que le aportan propiedades relajantes, y flor de azahar que consigue procurarnos una actitud positiva a quienes la llevamos.

2 comentarios:

  1. ¿Entonces se puede beber?

    ResponderEliminar
  2. Una fresca fragancia que se identifica claramente!
    Que buen aroma...

    ResponderEliminar